Las primeras páginas de Recursos inhumanos (Penguin Random House Grupo Editorial, 2018), de Pierre Lemaitre, hacen pensar en una novela de fuerte contenido social capaz de producir vértigo en el lector. Aborda un tema actual de una dureza no siempre comprendida por la sociedad. El personaje principal, Alain Delambre, es un desempleado de cincuenta y siete años, y es su edad lo que se convierte en su principal obstáculo para reinsertarse en el mercado laboral.

La situación de Alain Delambre lo arrastrará a él y a su familia al límite de lo insospechado. La aflicción hará mella en el estado anímico del protagonista hasta vapulear su dignidad. A lo largo de la obra diferentes personajes van a interactuar con Alain Delambre, y cada uno de ellos nos mostrará una faceta distinta dentro de este drama social.

Cuando el lector cree que se va a desgarrar con la pérdida total de la esperanza por parte del personaje principal, Pierre Lemaitre, como si condujera un coche a máxima velocidad por una avenida, de repente hace un movimiento abrupto hacia uno de los lados dejando a los lectores estupefactos; el símil no es otra cosa que el giro narrativo que el autor le imprime a la novela, aspecto por lo demás, muy interesante. A partir de este momento, lo que va a predominar es el suspenso, la intriga. A medida que se avanza en la lectura, parece que estamos frente a una película de acción en la que los malos persiguen a los buenos.

Esta técnica le permite a Lemaitre continuar con el drama del desempleado, pero narrándolo a cierta distancia, manteniendo al lector en vilo. El infortunio se mezcla con la acción que pasa a ser el telón de fondo que domina las escenas. Aun cuando no estén separadas como tal, en la novela uno puede distinguir tres partes: una primera que aborda la desdicha del paro en personas a partir de determinada edad, una segunda parte en la que un simulacro de secuestro se convierte en un hecho real en el mundo novelesco y una última parte en la que el autor nos ubica en una cárcel, con un juicio que sigue a posteriori en el que el lector no querrá dejar de leer, para llevarnos a un final inesperado.

Recursos inhumanos es una historia desesperada, de trampa, de manipulaciones, de injusticias, pero también es una historia de lucha, de amor, de entrega. Esta novela muestra que a veces, el que gana, es el que pierde.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *