El arte de contar bien una historia (Alienta editorial, 2020) es un libro escrito por Héctor Urién. Está dirigido fundamentalmente a la narración oral; sin embargo, en las ciento una estrategias que propone vamos a encontrar elementos interesantes que nos pueden servir para la narración escrita o incluso para la comunicación cotidiana; por ello me pareció interesante comentarlo.

Héctor Urién usa un lenguaje directo, preciso y didáctico. En la redacción de los párrafos es posible sentir la calidez del autor. A medida que avanzamos en la lectura, nos deja la convicción de que tiene un amplio dominio sobre el tema. Encontraremos orientaciones acerca del receptor de nuestro mensaje, del uso de las palabras, de la concentración que debemos tener cuando contamos una historia, de su verosimilitud. Hay recomendaciones que son perfectamente válidas para la escritura. Para aquellos que disfrutamos del arte de escribir hay sugerencias que no debemos perder de vista.

No podemos olvidarnos que cuando hablamos tenemos el lenguaje no verbal, que según lo utilicemos, puede jugar o no a nuestro favor. Son muchas las recomendaciones como, por ejemplo: “Contar es contar con las mínimas palabras posibles, pero para que puedas hacer esto correctamente, necesitas habitar las palabras. Esto quiere decir que las palabras tengan contenido, intención y emoción”.

En relación con la narración oral hay algunas estrategias que, en su debido contexto, pudiéramos aprovecharlas en nuestro día a día. No basta con comunicarnos, hay que hacerlo de manera eficaz, de forma tal, que transmitamos lo que en realidad queremos decir y hacerlo de una manera adecuada que nos permita captar la atención positivamente de nuestro receptor.

Entre otras muchas cosas, Urién afirma: “Y por eso cuando acompañamos el cuerpo y la voz con un exceso de palabras, recargaremos el mensaje y la atención de nuestro interlocutor, que cargará saturado de señales significativas”. El autor se refiere a cuando se cuenta un cuento, porque de eso trata el libro, pero, resulta inevitable extrapolar algunas de estas ideas cuando nos toca hablar en determinadas circunstancias. Una intervención verbal ante un grupo bien sea de trabajo, de estudio, una entrevista para quien busca un empleo, una simple conversación con otra persona puede no conseguir el objetivo que nos hemos propuesto, porque no lo planteamos de manera adecuada, y desde esta perspectiva en El arte de contar bien una historia podemos conseguir sugerencias, que sabiéndolas aplicar, nos pueden resultar provechoso. Este libro, aunque está dirigido fundamentalmente a los cuentacuentos, es útil para todo tipo de lectores.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *