El vínculo entre Olof Sten, un actor de teatro y Ester Nilsson, una escritora, es el eje central con el que Lena Andersson nos muestra en su novela Hechos poco fieles (Alfaguara, 2020) qué tan particulares y dañinas pueden resultar algunas relaciones cuando las manejamos de forma inadecuada.

Olof Sten es un hombre casado del que Ester Nilsson se enamora apenas lo conoce; de aquí en adelante serán las características individuales lo que marcará el trato entre ellos. Los protagonistas, fundamentalmente Ester Nilsson, se sumergen en una monotonía desesperante que le permite a la autora exponer con claridad el perfil de los personajes.

El comportamiento de Ester Nilsson, lejos de la comicidad, es dramático, porque deja en evidencia su soledad y su baja autoestima. Las palabras y los gestos de Olof Sten, ella los interpreta como una muestra inequívoca de amor, como señales de que su matrimonio anda mal y que en cualquier momento se romperá; entonces, en su fantasía, él correrá a sus brazos. La protagonista, irracionalmente, se engaña una y otra vez. Olof y Ester, pasan períodos de tiempo en que salen, conversan, incluso en los que intiman sexualmente; hay otros en los que él desaparece de la vida de ella para volver de nuevo y no llegar a nada en concreto.

Ester Nilsson se hunde en un espejismo emocional nocivo que paradójicamente se convierte en el motor que le da sentido afectivo a su vida. La perturbación anímica la impulsa a realizar una acción indigna que lleva al desenlace de la novela.

Olof Sten es un personaje narcisista, y como tal, necesita sentir que las mujeres, a pesar de tratarlas con desapego, siguen enamoradas de él. Los sentimientos obsesivos de Ester Nilsson él los manipula y ella lo permite. Olof Sten se mete en un juego peligroso sin sopesar las consecuencias. El daño que le causa a una tercera persona es irrelevante para él. Le gusta vivir al filo de la navaja. Llega un momento en que se corta.

En Hechos poco fieles se presentan los puntos de vista disímiles con el que los hombres y las mujeres pueden abordar una relación. Es una novela del absurdo, de la falta de asertividad a la hora de escoger pareja, de las situaciones descabelladas que algunas personas necesitan experimentar de manera constante para subsistir.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *